Navidad, Januka y todo lo demás

Por Ely, desde Lille, Francia.

En mi casa ahora están sonando cantos de navidad, cantos católicos típicos que se escuchan en Francia, en iglesias y en celebraciones en la escuelas, y en casas como la nuestra.

Antes de sentarme a escribir, estaba en la cocina preparando, ordenando, preparando de nuevo para la cena de hoy; arriba mis hermanas están preparando regalos de último momento, dibujando, envolviendo regalos con papel verde con arbolitos y papel rojo con corazoncitos, están escribiendo las últimas cartas… Suena el teléfono y son los amigos que dicen que están en camino, que en unas horas llegan; suena de nuevo y llama mi papá para pedir si hay eso en casa, si lo otro lo vamos a necesitar; vuelve mi hermana del centro con los últimos paquetes, los últimos regalos, y una pollera para la noche… Mi mamá me pide que busque los cantos de Navidad en Spotify, y me paro un segundo y los pongo, y vuelvo a lavar platos y cucharas y vasos de vino, y de repente me pongo a cantar.

Me pongo a cantar, y me sube una alegría especial, la alegría indescriptible que te inunda el pecho, que te hace cantar con esa energía que tenés adentro en los días felices, sin pensar, sintiendo, así nomás… Esta alegría la siento por estar en mi casa después de tanto tiempo, por poder compartir tonterías, risas y filosofía con mis hermanas desde el desayuno hasta la hora de dormir, por poder compartir el cuarto de baño y compartir los últimos bocados de ese plato de mamá que nos gusta tanto…

Y me pongo a pensar, a pensar en la tarde, en la noche, en la misa de navidad y en la llegada de los amigos, en el champagne y en los aperitivos… En lo lindo que es todo… Y sonrío, y sigo cantando, y me giro y en la heladera están las instrucciones que mandó el rabino de mi ciudad para prender las velas de Januka por la noche…

El yankee papá noel con una janukía en la mano

Este año, Januka, la fiesta judía que celebra las luces durante 8 días, que tenés que celebrar durante 8 días también, prendiendo una luz más cada día, hasta llegar a 8, con una Januka linda y llena de luz y de alegría… Este año el primer día de Januka cae el mismo día que Nochebuena.

Y entonces, también me pongo a pensar en las velas de Januka que vamos a prender, en los rezos que vamos a pronunciar con mis hermanas después, con mi papá, y que mi familia que esta lejos también va a pronunciar y celebrar, y en las millones de personas en el mundo que están celebrando navidad cantando, o no, o haciendo rondas alrededor de un árbol, o prendiendo velas de Januka, y también las que no están haciendo nada, y en las que quisieran pero que no pueden, y me doy cuenta de la suerte que tengo de poder celebrar con tanta música, tantas luces, tanta alegría, tanta comida y tanto amor.

Muchas veces me pregunté, y muchas veces me preguntaron, si para mí navidad era religioso… Todavía me lo pregunto, lo es y no lo es, algunos días sí y algunos días no, pero hoy navidad es todo eso, todo ese conjunto de tolerancia y de alegría y de suerte.

Feliz navidad, feliz januka, feliz año nuevo, feliz todo!

Quieres compartir las ideas? Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone

2 Replies to “Navidad, Januka y todo lo demás”

  1. Hola chicas! Acabo de descubrir su blog ¡y me encanta!
    Estas fiestas las volvía a pasar lejos de mi familia por estar de viaje. Creo que al estar lejos se valoran muchísimo más los afectos en general y las juntadas familiares en particular.
    Mi mamá es judía y mi papá católico. Como ella no es religiosa ni muy apegada a su familia siempre celebré Navidad con mi familia paterna (mi mamá incluída). Buena comida, ricas bebidas, lindas charlas, y de postre, a las doce en punto de la noche, llega Papá Noel con los regalos. Mis primos son chiquitos, por eso este ritual, que me encanta, de ver a Papá Noel traer los regalos todos los años.
    Lamentablemente, en 2016 no pude estar ahí con ellos por mucho que quise pero este año sí haré lo imposible para compartir con ellos esta fecha que mi familia (y en especial mis primitos, diría) hacen que sea tan especial para mi.
    Bueno, gracias por este espacio para contarles un poquitito de mi. Decidí hacer este comentario porque me identifiqué bastante con el post.
    ¡Me encanta el blog, sigan así! 🙂
    Saludos desde Nueva Zelanda.

    1. Ely Bakouche says:

      Hola Nat! Gracias por contarnos un poquito de tu historia! Nos alegramos de que te hayas podido identificar, y con un poco de suerte, que hayas podido estar unos segundos con tu familia en Navidad con solo leer… Saludos desde Dinamarca hacia Nueva Zelanda, y hasta pronto por acá!

Comments are closed.