Londres – Inglaterra

Por Ely, desde Copenhague, Dinamarca.

Si usted está con ganas de ir a visitar el país de la lluvia, la ciudad de la niebla como se la suele nombrar, le dejo unas instrucciones que podrían servirle al llegar a tierras Londinenses:

  1. Es muy probable que usted llegue por un aeropuerto o una estación de trenes o buses; entonces le recomiendo que imagine. Con solo mirar a la gente que corre y camina por los vestíbulos o entradas de esos lugares llenos de movimiento, usted puede hacer la experiencia de una llegada a un mundo extremadamente diverso. Usted ya puede empezar a imaginarse las vidas que puede tener esa gente, y hay para todos gustos: mujeres en traje y hablando por teléfono, las más temerarias corriendo en tacos, o mujeres con carritos llevando niños vestidos de azul o rojo para ir a la escuela o volver a casa, o hombres en traje y recién afeitados leyendo el diario, o jóvenes escuchando música a plenos oídos, o cantantes haciendo covers de los últimos temas británicos de moda como en la estación de Waterloo…
  2. Póngase al horario inglés. Y no hablo de cambiar la hora en su reloj o celular sino más bien de cambiar la hora a la cual suelen vivir la segunda parte de su día. Ponerse a la hora inglesas sobreentiende tomarse un té negro muy fuerte con leche por las 4 de la tarde, comer por las 6 un plato con mashed potatoes (puré de papas) y carne o pie con gravy (torta típica con relleno de carne y champiñones, bañado en una salsa hecha con los jugos de la carne y espesada con harina o maicena), y terminar con unas cervezas en un pub ruidosos iluminado con pocas luces… Para volver a casa a las 12 y estar listo y fresco para el día siguiente.
  3.  Actúe educado, ya que los ingleses son muy respetuosos de ciertas actitudes, y si bien la ciudad es muy internacional, los códigos sociales siguen siendo bastante ingleses. Ahí se saluda, se pide amablemente con may I y muchos please, se agradece mucho, con thank you madam cuando no se conoce y con cheers mate a los más jóvenes o amigos.
  4. Camine por Hyde park y hasta el centro mismo – se olvidará de que está en la gran ciudad que es Londres! Desde ahí, no se ven rascacielos ni se escuchan buses y autos pasando y tocando bocina por los alrededores. Déjese sorprender por los jardines japoneses, camine hacia la residencia de la famosa pareja real William y Kate (en Kensington Palace en los Kensigton Gardens) o dele de comer a los patos en el Serpentine Lake.
  5. Tome los double-deckers – los buses de doble piso rojos que sí, son de verdad! No son de turismo, son para el transporte de cualquier ciudadano, aunque en Londres, me pareció que la gente tendía a tomar el metro más que el bus, sobre todo si necesita hacer distancias largas. Cuando esté en el bus, siéntese en el segundo piso en los asientos más cércanos del parabrisas y confíe en el talento del chofer para doblar a tiempo. Le recomiendo hacerlo de noche y pasando por Regents Street y Piccadilly Circus para disfrutar del ambiente luminoso y animado.
  6. Visite a la señora Big Ben, la torre de reloj que usted probablemente haya visto más de una vez mientras preparaba su viaje. Otra vez, le recomiendo que se imagine un poco, ya que el Big Ben fue construido en el siglo 19 y vivió muchos cambios y conflictos y celebraciones que pasaron en las cámaras del parlamento inglés, que están justo al lado, y también de la Westminster Abbey, la abaya donde se bautizaron, coronaron y casaron muchas futuras reinas y princesas.
  7. Agarre una bici de la ciudad, aunque no le parezca una buena idea. Así se visita más fácil la ciudad, y con más independencia y por una menor cantidad de dinero. Con andar 4 días en bici por toda la ciudad, es muy probable que usted tenga una mejor idea de su integridad de lo que pensaba.  Además, seguro llegará a perderse en barrios residenciales y ver calles más estrechas cuyas casitas pegadas entre sí, de ladrillo rojo o de muchos más colores, con ventanas en forma hexagonal, hacen que esas calles valgan la pena descubrir.
  8. Disfrute de los museos gratuitos! Una gran cantidad de museos importantes le permite entrar libremente para pasar un cuarto de hora disfrutando de un cuadro del periodo romántico o pasar 3 horas tocando, escuchando, leyendo, saltando, en el museo de ciencias. Le recomiendo que se informe antes de entrar a un museo de los que son gratis, ya que todos no están en el mismo lugar de la ciudad, y no quisiera que tuviera una mala experiencia yendo al Victoria&Albert Museum sabiendo que no le gustan los vestidos del siglo 17 o yendo al National History Museum teniendo poco interés en los dinosaurios.
  9. Prepárese a los precios. Londres es conocida por ser bastante cara, y lo mejor para gastar poco es prepararse comida antes de salir y elegir tomarse un café, una cerveza, unos scones o cupcakes afuera en vez de todo un plato, o sanguiches de los supermercados Tesco con una relación sabor/precio muy mala. Si quiere comer algo rápido y sabroso sin tener que vaciar su cuenta de ahorros, le recomiendo ir a Leon, una cadena de restauranes tipo MacDonald’s a nivel de precio y rapidez, pero con muchas opciones vegetarianas, hasta veganas, y sobre todo todas sanas y completas.
  10. Y por último… No se olvide de que en Londres se maneja a la izquierda, con el volante a la derecha! Y como en muchas grandes ciudades del mundo, sobre todo en el centro o barrios atareados, los autos no se paran cuando peatones se olvidan de mirar por el lado de donde vienen los autos.

 

Ely

Quieres compartir las ideas? Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone

2 Replies to “Londres – Inglaterra”

  1. Doy fé que Londres en bici no tiene desperdicio, sobretodo para el que quiere perderse por esos tremendos parques ! Leyendo los consejos me dieron ganas de volver YA

    Pd: clave el tip n°10, todavía tengo que trabajar el temita de manejar por la izquierda jaja

    1. Ely Bakouche says:

      😀 también podía añadir en tip #10+ que no se recomienda andar en bici con mate en la mano…

Comments are closed.