Irlanda

Por Ely, desde Copenhague, Dinamarca.

Si usted está planeando una viaje a las tierras célticas irlandesas, o capaz solo soñando con ver la naturaleza apabullante de ese país, ojalá estos siguientes puntos le puedan servir para su estancia:

  1. Intente dedicarle poco tiempo a las ciudades. La mayoría de ellas son chicas (hasta Dublín, Galway y Belfast, que son las más grandes) y si bien son interesantes, lo más especial de Irlanda queda afuera de ellas. Las ciudades pueden ser sus puntos para transitar, para tomar un bus o ir al museo o algo más urbano, pero prevea mucho tiempo para visitar los demás lugares.
  2. Vaya al pub local a las 5 de la tarde. Los irlandeses son muy simpáticos y les gusta mucho hablar además de tomar cerveza, lo que hace de los bares locales los lugares más auténticos del país y donde más se puede relacionar con locales. Los irlandeses también son muy curiosos y le preguntarán mucho sobre su viaje, su origen y lo que más se conoce de allá. Por fin, a los irlandeses les gusta mucho hacer chistes, así que seguro la pasaría bien en un pub irlandés.
  3. Alquile un auto o viaje en bus. Si puede, lo mejor sería alquilar un auto, ya que se puede ver mucho más de los pueblecitos perdidos en el medio de valles, se puede parar en los puntos lindos de la costa oeste, y se puede dormir en lugares más recónditos (en campings en verano o capaz en bed and breakfasts más alejados de ciudades, con vistas a valles verdes y llenos de ovejas o lagos y granjas). Si no puede alquilar un auto, le quedan buses que lo pueden llevar a visitar una zona linda como los Cliffs of Moher (como en la foto de este artículo) y también llevarlo de una ciudad a otra.
  4. Este punto le puede parecer tonto, pero tengo que poner énfasis en ello: admire sus alrededores. Prepare tiempo de más para hacer un picnic, sacar fotos y meditar sentado en la tierra, sintiendo el viento y el sol (puede tener suerte y ver mucho sol viajando a Irlanda, pero lo más probable es que experimente el clima de las 4 estaciones en un solo día, ya que es una isla), admirando la forma, el color, el tamaño de los árboles, de sus hojas y del musgo que los envuelve.
  5. Busque caminatas. Eso le permitirá cumplir la idea anterior en todo su esplendor. Y lleve buenas zapatillas para caminar por todas tierras, ya sean subidas y bajadas, suelos secos y mojados, caminos pedregosos o verdes, bajo la lluvia o bajo el sol. Así podrá disfrutar de las vistas, desde montañas, playas, valles, y quizás suelte una carcajada al ver las ovejas marcadas de azul y rosa.

    Inch Beach, County Kerry
  6. Lea sobre la historia del país. Eso le ayudará a imaginar la civilización que vivía en las tierras Irlandesas hace unos siglos, cómo podía ser la vida de un agricultor o de un pescador, viviendo al ritmo de las temporadas, bajo la lluvia, el sol y el viento, cómo se hablaba (el galés, que ahora, según la opinión de la persona que lo esté contando, sólo un 2 o 16% de la población habla en el día a día), y cómo se festejaba. También le recomiendo los walking tours (gratis!) de Dublin, que le va a ayudar entender la historia tan interesante del país.
  7. Quédese un tiempo en County Kerry, una región ubicada al sudoeste del país, cuya ciudad turística principal es – según las guías turísticas – Killarney. Desde ahí pueden, por ejemplo, ir hasta Inch Beach, una playa muy larga, plana, y bordeada de montañas (en la foto de arriba!); también pueden alquilar una bici en Killarney y subir el Gap of Dunloe después de atravesar los lagos en un botecito que los lleva por una hermosa laguna. No duden en preguntarles a los locales: parece que todos se conocen, y todos le pueden ayudar a organizar sus excursiones.
  8. Disfrute de la música en pubs y en la calle. Según una mujer que me alojó en Galway, Ed Sheeran mismo cantó en las calles céntricas de esa ciudad antes de hacerse uno de los cantantes más escuchados últimamente. Con un poco de suerte, tendrá la oportunidad de escuchar covers cantados por las próximas estrellas de Irlanda. En mi experiencia, los cantantes, jóvenes o más grandes, siempre vienen bien preparados tanto a nivel material como en la calidad de su voz.
  9. Pruebe la Guinness varias veces e intente notar sus variaciones. El proceso de cuidado de los tubos por los que pasan la cerveza es muy importante, y si bien no entendí muy bien lo que hacía cambiar el gusto a la bebida, sí sentí diferencias – algunas tenían más gusto a café, o menos dulces, o gusto más amargo…
  10. Déjese llevar por el ritmo de vida de isla. En Irlanda, como en muchas islas, la vida se siente más tranquila. La gente es abierta a escuchar preguntas, a dar consejos, a caminar y no correr por las calles hasta en las más céntricas de una ciudad importante. La gente parece curiosa, no tiene prisa, y eso nunca está de más.

Quieres compartir las ideas? Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone