Berlin – Alemania

Por Ely, desde Copenhague, Dinamarca.

Berlin es especial, y vale la pena visitar por su originalidad y su historia. Con estas siguientes instrucciones, espero ayudarles a preparar su viaje a la capital de Alemania:

  1. Primero, prefiera ir en primavera o verano para tener una experiencia algo soleada y seca. Berlin no se define por su belleza y un cielo gris le podría desalentar disfrutar de la ciudad como se debería: con mucha aceptación y mucha calma.
  2. Tome más tiempo de lo que había previsto inicialmente. Berlin es muyyy grande! Y si tiene grandes proyectos para su estancia, si quiere recorrer todas las partes de la ciudad, tiene que prever bastante tiempo para viajar de un lado de la ciudad a otro. Los trenes y metros funcionan bastante bien y es fácil desplazarse de un punto a otro, sin embargo prepárese una revista o una guía o buena compañía para pasara ese tiempo.
  3. Disfrute de la variedad, ya se trate de comidas que puede encontrar en una misma calle (Grecia o India? usted puede elegir a donde quiere ir a cenar); de tamaño, color y forma de edificios; de peinados y colores de piel; del tamaño de las calles; o de sensaciones que se sientan en cada barrio.
  4. Haga un walking tour: eso es la mejor manera de conocer los puntos importantes de la ciudad con la explicación histórica que viene con ellos. Pasarán por la universidad Von Humboldt, partes del antiguo muro, checkpoint Charlie, la puerta de Brandeburgo y el museo judío, y todo eso con explicaciones. El walking tour es gratis (lo puede buscar por Google y es la primera página que les aparece) y usted decide el valor de la prestación cuando se termina.
  5.  Quédese a leer o escuchar música cerca del muro de Berlin (el pedazo que queda, que re-bautizaron East Side Gallery), cerca del agua del canal, en un día soleado. Es un buen lugar para descansar los pies y procesar la información que le da la ciudad (la foto de este artículo es de ahí!).
  6. Vaya al museo del holocausto. No solo aprenderá muchas cosas sobre la segunda guerra mundial y las etapas de holocausto, sino también le permitirá entender mejor la manera de funcionar alemana, muy práctica y eficaz. En el museo, se cuentan historias de familias, y de todos los museos sobre los holocaustos que hice, ese fue uno que me hizo sentir menos de que me hizo entender. Me hizo entender, con números y muchas explicaciones, y de alguna manera, se hizo sentir el deseo alemán de acordarse.
  7. Camine de los dos lados del antiguo muro que separaba Berlin oeste de la Berlin este. El lado donde los turistas supuestamente no irían es, en mi opinión, el lado más impresionante. Los edificios son iguales a los que podría ver en Ucrania o en Rusia, o mejor dicho, en países que en otra época eran parte de la unión soviética.
  8. Esté abierto a lo distinto: Berlin es muy especial. No es linda, no es homogénea, no provoca bienestar cuando se recorre. Es especial porque cargada de historia, cargada de resentimiento, de heridas y cicatrices, de lágrimas de tristeza y de felicidad. Entonces le recomiendo que se abra a lo distinto, a lo especial que es Berlin, a lo que se construyó, se destruyó y lo que se está construyendo de nuevo. Intente no juzgar, sino entender.

 

Ely

Quieres compartir las ideas? Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone