Laos

En su gira por el Sudeste Asiático, hay otro pequeño país  que amerita ser visitado…le paso algunas instrucciones para que disfrute del bello Laos,

  1. Quédese con lo simple. Ese es el mensaje clave para transitar este país. Una vez dicho esto, le sugiero:
  2. Conozca a los monjes budistas.Pero en lugar de intentar alimentar y fotografiar a los publicitados monjes de Luang Prabang ,intente conocer a monjes de  monasterios pequeños, en los lugares no tan turísticos. Probablemente sean más difíciles de encontrar, pero seguro tendrá la chance de ayudar a un joven a practicar su ingles, o de responder preguntas de alguien a quien realmente le interesa saber un poco más del mundo y que no tiene problemas de compartirle del suyo.
  3. Recorra la capital, dedíquele un día, y si puede hágalo en bicicleta. Vientiane es una ciudad muy linda, y sobre todo llana. Ideal para recorrerla en bicicleta durante la tarde, para terminar  la noche perdiéndose en un mercado de cuadras y cuadras. Pida un mapa en la información turística y salgan a investigar callecitas, que pueden terminar tomando encontrando algun bar-joyita con alguna sorpresa para el mediodía.
  4. Coma sanguches-paninis-tortas o como quiera llamarle. Si bien son algo de turistas, la variedad de sabores, ingredientes y ofertas valen la pena.
  5. Vaya a alguna ciudad que no salga en la lonely planet, experimente pasear por calles donde usted es la única turista. Saque un pasaje que no sepa a donde le lleva y disfrute de la adrenalina de lo inesperado, con la seguridad de hacerlo en un lugar tan calmo y amigable como lo es Laos.
  6. Llénese de verde. Laos es muy verde, vea los árboles, las plantas, el musgo, esa abundancia de vida y clorofila que tanto se extraña cuando una vive en ciudades casi siempre grises.
  7. Alójese en pequeñas cabañitas en Don Det, busque alguna muy simple y disfrute de tardecitas de libros y lluvia, con vista directa a algunas de las 4000 islas que nombran este lugar.
  8. Vaya a Luang Prabang y a Vang vieng, que aunque son muy turísticas tienen bellezas que valen la pena. Quizás no tiene que ir a Utopia o hacer el famoso tubing, pero por favor  no se pierda las aguas azules que estos lugares le acercan: vaya a la alucinante Kuang Si y a la capaz no tan llamativa Blue Lagoon, que esconde a unos escalones una hermosa y gigante cueva para explorar.
  9. Asombrese contando la cantidad de tuk-tuks con stickers del Che Guevara, y diviértase conversando un rato con los choferes que le cuentan en versión asiática quié fue este personaje de la historia.
  10. Enamórese del Mekong. Cruce de Laos a Tailandia en el conocido Slow Boat, regálese ese viaje de dos días por el río. Hacerlo en esta dirección le permitirá compartir la travesía con gente local, lo que significará que podrá ver familias al borde del río recibiendo o depidiendo a seres queridos, o imaginarse a dónde iran esas personas que aprecen bajarse en el medio de la nada (o del todo, si pensamos en la abundancia que les rodea). Llénese de naturaleza y belleza de este viaje que está entre lo simple y lo magnífico, casi como si su camino pudiera describir al país que estás dejando.

Quieres compartir las ideas? Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone