Norte de Italia

Por Ely, desde Copenhague, Dinamarca.

Si usted está pensando en ir a conocer Italia, espero poder ayudarlo con lo que noté del norte de este país. Le recomiendo un par de cosas…

  1. Vaya tranquilo. En Italia se siente la calma típica de los países del sur de Europa, y según mi experiencia del sur en general. La calma en la manera de hacer las cosas: de comer, de salir de casa, de cocinar, de tomar, de caminar… Entonces si usted viene apurado, le invito a ponerse al ritmo italiano de hacer las cosas cotidianas.
  2. Duerma en una ciudad, viaje temprano a otras. Bologna está más o menos en el centro de unas ciudades interesantes para visitar: Milán, Florencia y Venezia. Trenes lo pueden llevar de Bologna a la mañana, a las 8 por ejemplo, para llegar a las 9 o 10 en la ciudad que eligió. Con dormir en Bologna, usted se ahorra un par de euros en el alojamiento y la molestia de tener que moverse con bolsas y mochilas y valijas.
  3. Relacionado con la anterior, esta instrucción es más bien práctica: fíjese bien los trenes si quiere viajar por la zona, y podría encontrar ofertas interesantes, por ejemplo si está viajando de a dos, o si elige viajar a ciertas horas del día.
  4. Coma mucha pizza – y las más simples. No sé si hay más que decir para esta instrucción… En Italia, puede que usted coma las mejores pizzas de su vida. Disfrútelas!
  5. Pase una tarde en el “gardino Bardini”, leyendo, durmiendo, escuchando música, hablando, escribiendo, dibujando, mirando las nubes, lo que sea. Se puede tirar al pasto simplemente, con compañía física o compañía mental, y disfrutar de una tarde (seguramente) soleada en Florencia.
  6. Admire los contrastes. Italia es un país muy viejo, con mucha historia y mucha cultura. Cuando esté en Milán en particular, se dará rápidamente cuenta de lo contrastado que es la ciudad, con sus edificios de hace unos siglos como el famoso duomo y a unas calles de ello sus tiendas de moda de verdad y más lejos todavía, de su centro financiero.
  7. Interésese en el arte. Una gran parte de las influencias de los siglos 14, 15 y 16 (según mis recuerdos de clase de historia del arte…) partieron de Italia antes de llegar a otros países de Europa. De todos modos, las esculturas y los monumentos – religiosos sobre todo – valen su atención, su interés por unos minutos.
  8. Si puede, evite las fechas religiosas (que muchas veces son equivalentes a vacaciones de escuelas por Europa). Italia está llena de iglesias, y su importancia en términos católicos es indiscutible. Al país se viaja mucho, pero si usted elige ir en momentos algo más neutrales, puede evitar la muchedumbre, lo que le podría ayudar a disfrutar más libremente de cada lugar.
  9. Escuche a la gente. Por la calle, en el tren, en el bus, en el metro, en restaurantes. Y después mire sus gestos – le puede divertir! Los italianos hablan con (lo que me parece a mí) mucha pasión y alegría, y parece que se pusieron de acuerdo la mente y el cuerpo para transmitir ambas cosas.
  10. Salga del centro de Venezia. Es una ciudad muy linda, y por eso justamente está – aparentemente – siempre llena de turistas. Sabiendo eso, usted puede ir a caminar afuera del centro, por las calles tan lindas como las más caminadas, y a la vez más vacías y más agradables. Espero que así pueda disfrutar más de esa ciudad especial y algo invadida, e imaginar más libremente qué podía ser un día en el siglo 16 ahí en los canales de Venezia…

Ely

Quieres compartir las ideas? Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn