Tailandia

Para quien quiera visitar ese país que figura en la bucket list de casi todo sueño viajero, aquí le ofrezco algunas sugerencias:

1.Levántese temprano, al menos algunas veces, al menos en las playas. En este bello país hace mucho calor, y la vida comienza desde temprano, y aunque a veces valga la pena quedarse hasta tarde, hay barquitos, islitas y playas que mejor conocerlas de mañana.

2.Huya de los tours grupales, no se sume a las excursiones que asombran de tan baratas. Porque usted pensará que consiguió una ganga al recorrer tres islas en medio día por apenas unos pesos; pero lo que realmente sucederá es que la excursión en vez de seis, va a durar cuatro horas, en vez de tres islas van a ser una isla, una península y un pedazo de playa, y en vez de un almuerzo le va a incluir una banana y una botella de agua.

3. Mire el cielo, de noche, de día, de madrugada, al atardecer. De verdes a lilas, de azules intensos a naranjas rojizos. Cada parte de Tailandia, momento del día, le ofrecen una tonalidad totalmente distinta e igualmente intensa.

4. Vaya a los templos y vea los detalles, que en eso está la verdadera magia. Desde los corazoncitos de hojalata en el templo blanco, a los cajeros automáticos en los patios de los templos de Chiang Mai; son los detalles los que descubren el centro, la esencia de cada lugar.

5. En  Bangkok, participe de alguna reunión de Couchsurfing. En el sudeste conseguir alojamiento solidario es casi una utopía, y conseguir un consejo honesto por parte de un local es una utopía completa. Por eso aproveche las reuniones semanales que se hacen en pleno centro para conocer, conversar y consultar. Y ya sea para charlar con un tailandés o salir de carvana con una comitiva internacional, estos espacios son un perfecto caldo de cultivo para encuentros de esos que enriquecen cualquier viaje.

6.Elija a donde ir.  No tome ninguna oferta tentadora de un tuktuk desconocido, porque va a terminar simulando interesarse en joyas carísimas, y visitando templos que ni siquiera son los que usted quería.

7.Como en cada país muy turístico, le sugiero que pase al menos una tarde en un pueblo de esos desconocidos. Porque  hay otros sabores que solo se consiguen donde nadie habla inglés, aunque eso signifique tomar una sopa con carne aún siendo vegetariana.

8.Vaya a los mercados, con tiempo, con calma y con dinero. Porque son enormes y muy hermosos, porque aturden de tanto que ofrecen, y porque todo todo o casi todo es lindo y encima barato. Pero sobre todo vaya con decisión, porque eso le va ahorrar tiempo de idas y venidas, nervios de no encontrar lo que ya había encontrado y dinero por concentrar estratégicamente las energías del regateo.

9.Amíguese con los chinos. Porque los hay de a millones, Tailandia es un destino muy popular entre las clases medias jóvenes de este país. Debe saber que sus vacaciones son de entre 5 y 7 días al año, así cuando encuentre grandes grupos haciendo excursiones voraces, pequeños grupos haciendo shopping hasta en las farmacias o hasta parejas queriendo comer rápido en los pequeños comedores locales, ni se sorprenda, ni se ofenda. Que así como vinieron se van, y que de intensos y apurados, siempre dejan despejados los mejores ratos, negocios y platos.

10. Prepárese para mucha belleza, que no al vicio  Tailandia es uno de esos países con el que todos soñamos alguna vez.

Quieres compartir las ideas? Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone