Nueva Zelanda – desde Francia

Por Ely, desde Copenhague, Dinamarca.

A Nueva Zelanda muchos viajan, desde todos lugares, y una decisión importante se toma cuando una decide viajar hasta tan lejos. Entonces hoy le propongo instrucciones que vienen de Francia, redactadas con una mirada algo francesa.

  1. No se preocupe demasiado los primeros días. Usted podría tener miedo, por estar tan lejos de casa, de la familia, de los amigos, por estar en un país del que nunca escuchó nada antes de comprarse el pasaje. No tenga miedo – en Nueva Zelanda no hay por qué tener miedo. Como le diría el dueño del primer hostel al que llegué, this is not (ponga el nombre del país de donde sea): relax.
  2. Hable mucho con todos. Pregunte. Sé curiosa. Atrévese. En NZ hay un ambiente especial, una mezcla de local y de poco local, de local maori y de local algo inglés, una mezcla de continentes, de nacionalidades, de orígenes, que hace que el país tenga una cultura (de cierto modo pasajera) muy rica. Disfrute de eso, de la gente, de las culturas, de los orígenes variados y abra la mente.
  3. Disfrute de la calma. Afuera de ciudades, saliendo de puntos turísticos imprescindibles, y cuando se terminan o recién empiezan las temporadas altas, la calma invade las montañas, los lagos, las rutas de bosques, las playas vacías, los espacios del DOC para acampar, las calles de ciudades chicas, los campos de uva, de choclo, de broccoli, de lo que sea, y todo se llena de espacio y de calma.
    Un amanecer (5am) en Gisborne, en la costa este de la isla norte.

     

  4. También disfrute del ruido de los pájaros cuando se pone el sol, y de la tierra cuando camina sobre ella, de un niño que se baña en un lago, de bebés riendo y llorando en la playa, de los autos en las calles de Auckland o Wellington o Christchurch, y del ruido del viento. Y también disfrute del ruido de los alemanes que festejan, de la cumbia de los argentinos, de las energías de los estadounidenses.
  5. Camine mucho. Hay para todos gustos: volcanes y montañas, playas y bosques, bosques tropicales y bosques secos, caminatas largas y cortas, caminatas muy difíciles u otras muy accesibles, caminos calientes y otros congelados, caminos ya hechos y caminos para crear.
  6. Olvídese de su celular, y ya se dará cuenta de que no quiere faltar ningún pedazo de belleza que el país tiene para ofrecer. También puede contar con NZ para eso: la mayoría del tiempo, hay poca señal, un wifi poco funcional, poco accesible o muy caro (y a veces los tres a la ves), lo que le ayudará a olvidarse de su equipaje tecnológico.
    El Tongariro Alpine Crossing, una de las caminatas más conocidas, y la foto es un cráter!

     

  7. Dése cuenta de la suerte que tiene, porque a) todos no viajan y menos aún a Nueva Zelanda y b) todos no viajan fácilmente. Intente ver su viaje de manera positiva, aunque tenga malas experiencias cada tanto.
  8. Saque muchas fotos. Si bien ninguna cámara puede sacar la belleza del país en su integridad, sirven de recuerdos, recuerdos muy preciosos. Entonces saque fotos de paisajes, de los extremadamente lindos y de los un poco menos lindos, de momentos bajo el sol y bajo la lluvia, de días felices y días difíciles, para acordarse mejor a la vuelta (si vuelta hay, quién sabe…).
  9. Tómese mucho tiempo. Tómese su tiempo. Tómese tiempo para encontrar su ritmo. Disfrute de cada día como de dos, relaje los hombros, los dedos, los brazos, respire. Tómese su tiempo para hacer las cosas que siempre quiere hacer y para las cuales nunca tiene tiempo. Olvídese de su reloj y disfrute del tiempo como lo siente.
  10. Toma nota de los cambios. NZ es un país muy fértil para cambios de varios tipos: seguramente va a mejorar su inglés, o capaz otros idiomas, y también va a aprender a arreglar problemas en momentos que lo necesite, pero también cambiará y niveles más personales, en maneras a veces muy obvias, y otras veces mucho más sorprendentes e imprevisibles – siga sus cambios, note las diferencias entre el antes, el mientras y el después. Y disfrútelo.

Ely

 

Quieres compartir las ideas? Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone