Desaparecida en escena

Por Valentina, desde Tulum, México.

Hace muchos años, le dije te amo por primera vez a quien hoy es mi compañero de vida. Llevábamos unos meses saliendo, disfrutando de nuestra compañía, hacía poco habíamos “formalizado”. Una pensaría que esa declaración era un movimiento natural, pero como por arte de magia esa persona que tanto había insistido en que seamos novia y novio, que tanto amor había puesto en encontrarnos, esa misma persona desapareció en escena.

Algo así me pasó el 8 de marzo con este espacio.

Desde el año pasado, se viene gestando un poco esta idea: un lugar para compartir, un lugar virtual, amoroso, de aprendizaje. Desde septiembre con Ely nos la pasamos, de a intervalos más y menos intensos, armando este blog, este caminito que intenta ser sin prisas y sin pausas, y que – como suele suceder – se la pasa entre prisas y pausas.

El 8 de marzo a la mañana, en un día nada casual, nos encontramos virtualmente con Ely para escribir juntas. Leímos cada párrafo, charlamos de cada idea, reflexionamos y compartimos sobre lo que estábamos por publicar. Y entre charla, mates, cafés y familia; tuvimos uno de esos momentos de verdadero insight.

Después de meses de discutir sobre temas, enfoques, subtítulos, ideas, nos dimos cuenta que había un triangulo que entretejía, organizaba, alineaba de alguna manera los temas tan diversos de los que siempre queríamos hablar. Porque no faltaba claridad respecto a cuando un tema tenía o no cabida en este espacio, sólo que era una claridad intuitiva. Los temas han ido de guías de viaje a relatos de navidad en familia, reflexiones sobre la vida misma a recetas de desodorante; y de eso queríamos hablar, lo que no lográbamos era encontrar la manera de contar qué era lo que conectaba a todos esos tan variados temas en un solo blog.

Y ahí, casi sin avisar, aparecieron tres palabras, tres puntitos que nos dimos cuenta que son las que sostienen las charlas de cada skype, las elecciones de cada publicación. Ahí van:

Vida Nómada, sin aires de grandes viajeras. Hablamos de nuestras migraciones, nuestras casas, nuestros paseos. Las mochilas, los desafíos, el desarraigo, la emoción. Desde tips viajeros, a lugares que nos emocionaron, desde fotos que queremos compartir a métodos de ahorro en el camino.

Sororidad como algo de lo que estamos aprendiendo. Este cambio de chip, en el que nos encontramos desde el amor y el ciudado, desde el reconocernos hermanas y compañeras. Esta apuesta firme a poder crear juntas, a hacer entre mujeres; despegándonos de la competencia  disfrutando de valorarnos en nuestra diferencia.

Sostenibilidad, desde lo pequeño, desde lo cotidiano. Poder contarles de los cambios en nuestras casas, conversar de las posibilidades que hay de consumir más responsablemente. Compartir esos “descubrimientos” que vamos haciendo en el día a día que nos permiten vivir mejor y más en sintonía con ese mundo que nos aloja.

Y en cada una de estas tres palabras, el vértigo de que suene a mucho; y sin embargo las elección de usarlas, de apropiarse. Hoy las presento, me animo a enunciarlas. Me agarro de ellas para reaparecer después de un mes sin escribir, ni publicar, ni conectarme siquiera.

Después de la desaparición en escena, vinieron miles de te amos, y ya van casi nueve años de construirnos como pareja con este compañero que sigo eligiendo. Después de esta declaración, de este encuadre para el blog espero que vengan, sino años, al menos tiempos de aprender y de seguir tejiendo en este telar triángulo.

Y entre las ansiedades, los logros; las inevitables prisas y las pausas, poder construir juntas un espacio que trascienda los vértigos cotidianos, que opere como un lugar para agarrarse en este tiempo que a veces se nos escurre.

Este artículo iba a ser sobre mi despedida del Caribe, pero sin querer queriendo me encontré  escribiendo sobre los fundamentos mismos de este blog. Resultó ser que quería compartirles este “descubrimiento”, este telar de triangulo que parece va a organizarnos en nuestros procesos de escritura. Y quiero aprovechar para preguntarles ¿qué les parecen estos temas-organizadores?¿Creen que realmente están en sintonía con lo que venimos produciendo?

-Valentina

Quieres compartir las ideas? Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

3 Comment

  1. Sii! me encanta que se descubran a uds mismas en este proceso de expreción y creatividad que las une!
    Gracias por compartir información y conocimientos para que podamos avanzar en la vida del viajero!!!

  2. *expresión 🙂

  3. Después de un tiempo sin leer el blog, me pasé por este post y agradezco que así haya sido… si bien sabía de las tres palabras, del triángulo, necesitaba un cachito más de información…y acá está!! gracia por escribir, gracias por compartir y gracias por explorar!! las abrazo y las felicito

Comments are closed.