Lo esencial y lo de menos

Por Ely, desde Lyon, Francia.

Creo que una gran parte de nosotras puede ponerse de acuerdo en que empezar algo puede ser difícil. Una puede sentir muchas ganas de ponerse a dibujar, escribir, buscar trabajo, tocar música, cocinar, correr, o simplemente tener ganas de levantarse a la maña… Sin embargo, algo puede faltar, como una fuerza especial, la fuerza que se requiere para empezar.

Últimamente, me cuesta mucho empezar las cosas que más me gustan. Escribir, cocinar, hacer yoga, leer artículos y libros, salir a caminar… Estas cosas las suelo hacer sin pensar. Pero últimamente, me falta energía y en vez de salir a caminar y punto, me pregunto mil veces si no tendría que quedarme más en la cama viendo videos estúpidos en internet para juntar esas energía; me pregunto si cocinar ese plato que tanto tiempo tarda en hacerse realmente es necesario.

Termino saliendo 10 minutos para ir a comprar unos ingredientes que me faltan para hacer algo simple, y así encuentro un punto intermedio.

Y está bien; o eso trato de decirme para no sentirme culpable, para relativizar, para parar de ser tan dura conmigo misma. Hay días así, “los días sin”, como se suele decir en francés, “y hay que hacer con los días sin“. Pero al pasar unas semanas, o hasta un mes de “días sin” ya empieza a ser demasiado y hay que encontrar una solución para realmente juntar esas energías.

Hace poco me recomendaron escuchar podcasts para correr y para cocinar si no tengo tantas ganas de hacerlo, o escuchar audio-libros si no encuentro el tiempo o la fuerza para leer yo sola. Entonces esta mañana salí a correr con mis podcasts cargados, y voy escuchando: dos de noticias positivas, el Love What Matters podcast que me hacen sonreir y dos de The Functioning Minimalist (se los dejo por si los quieren conocer).

Uno del Functioning Minimalist resonó en mí como una alarma: será esto que dice que no estoy haciendo bien, ni siquiera haciendo, para tener nuevos días con?

En su capítulo, Sara habla de lo esencial y lo no esencial.

Screen Shot 2017-05-05 at 16.05.32.png
Si le dan click al link que dejé, pueden escuchar su podcast directamente ahí. Así se ve. Solo son 5 minutos!

Qué es lo esencial y lo de menos? Sara nos dice que lo esencial es todo lo que necesitamos para mantener nuestra salud y felicidad; puede ser tomar mate cada día o hacer meditación, por ejemplo. Depende de cada una.

Lo no esencial es todo lo que nos impide llegar a nuestras prioridades, como pasar demasiado tiempo en Instagram o tener muchas cosas inútiles en el escritorio.

Con tener solo lo no esencial en nuestras vidas, estamos en un tipo de survival mode. No vivimos, sobrevivimos, porque esas cosas de menos nos hacen sentir desconectados de nosotras mismas, nos hacen perder tiempo, energía y hasta confianza en nosotras mismas (no lograr a hacer nada y llenar nuestros días de ocupaciones poco útiles no es lo más gratificante del mundo).

Sara da unos tips, o más bien pasos, en su podcast para tratar de identificar lo esencial y lo que no lo es:

  1. Hacer un inventario: nos recomienda pensar en las 5 cosas que estuvimos haciendo la semana que pasó y preguntarnos si esas cosas están en línea con nuestras prioridades; si no es el caso, ahora sería un buen momento para cambiarlo.
  2. Parar de intentar hacerle feliz a todo el planeta: si dejamos de lado las voces de los amigos, familia, sociedad de consumo, qué es lo que escuchamos? Qué nos dice nuestra voz? Qué queremos, qué necesitamos? Hacernos estas preguntas es el primer paso para empezar a cumplir con sus sueños y deseos.
  3. Amarse a sí misma: Es lo más importante porque de ahí crece todo lo demás. Sara compara la vida a una serie de terremotos; si no tenemos fundaciones sólidas, cada terremoto nos agrieta, dejándonos frágiles y hasta rotas. Amarnos a nosotras mismas nos permite tener unas bases sólidas, una tierra muy fertil donde dejar crecer flores de todos los colores, pasto, árboles y más.

Escuchando ese podcast cortito, pensé en todas las cosas que estuve haciendo últimamente y que no me hacen sentir bien: estoy mucho en instagram, no hago yoga, no salgo a correr y como muy pocas cosas coloridas. Una gran parte de lo que me hace feliz no lo estoy haciendo, mientras sí hago lo que no me hace feliz.

Lo esencial es esencial por algo, y más que empezar a hacer cosas, acordarse de cuáles valen la pena hacer puede resultar aún más difícil. Este capítulo que escuché esta mañana llegó en el momento justo y me ayuda a ver más claro y aprender, una vez más, que una siempre puede avanzar, mover para adelante, salir de lo incómodo, de lo negro, de lo desagrable, pasito a pasito; como venimos diciendo, sin pausas pero sin prisas…

-Ely

Quieres compartir las ideas? Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone