De confiar se trata…

por Valentina, desde Dinamarca

Llegamos  a Kolkata, nuestra primera ciudad en India, sin saber qué esperar. Nos recibió un señor que no hablaba inglés en el aeropuerto, y nos llevó en transporte público a una oficina-casa donde no sólo nos alojamos gratis tres noches, sino que además nos llevaron a probar de la mejor comida callejera de toda la ciudad.
Salimos de DF, la cita de encuentro fue en una plaza llena de cuadros de artistas independientes, cuando subimos al auto el mexicano-libanes que nos llevaba traía su propio mate! No sólo el viaje nos salió la mitad, sino que además tuvimos la chance de conversar de viajes con viajeros, de economía con economistas, de comida con golosos.
Llegamos a Dinamarca, país caro si los hay, coordinamos para hacer voluntariado unos días. No sólo conseguimos alojamiento y comida a cambio de unas horas de trabajo, sino que vivimos entre ciervos y pequeños daneses; mientras podemos apreciar de primera mano ese “hygge” que hace de los daneses los más felices del mundo.

Después de vivir estas experiencias, la primer sensación es que nunca vas a viajar de otra manera. De pronto llegar a un hotel parece insípido, viajar en colectivo puro aburrimiento y quedarse entre compatriotas estando en el otro lado del mundo, una hazaña.

Las experiencias van desde un colchón en un living de estudiantes, a una casa toda para nosotras solitas en una ciudad turística; desde cocinar un arroz con verduras para  tres a compartir un festín épico entre veinte. Desde una noche en la selva tropical rodeadas de arañas, a unas semanas en una granja danesa con ovejas y niños. Familias, parejas, gente por su cuenta.

Quisiera hablarles de la magia de lo particular de cada encuentro; pero si me detengo en detalles, podría escribir horas y horas, y aun así no podría transmitirles lo que pasa en cada experiencia. Porque aunque las habitaciones de hotel a veces son lo que se necesita, y a veces  un colectivo con aire acondicionado es la mejor manera de llegar a cierto destino; hay un sabor que solo te lo da ese intercambio, ese estar con otros afuera de la burbuja en que vivimos viajando.

Creo que vale la pena insistir en usar y seguir usando estas herramientas,estas redes;  en hacerlas crecer y aprovecharlas. En amigarse con esto de pedir y ofrecer, de preguntar y poder responder. En animarse a confiar y entregarse a intentarlo, aunque sea una vez, aunque sea un poquito.

Por eso se viene una serie de posts con ideas-tips-relatos-ocurrencias para que compartamos las experiencias con estas economías colaborativas que tanto nos gustan; para que fortalezcamos las redes (virtuales y no tanto), para que sigamos confiando y conociendo. Por hoy, termino este artículo medio locochón celebrando la confianza, esa loca apuesta que es la materia prima de cada uno de  los encuentros más hermosos y enriquecedores de los viajes.

-Valentina

 

 

Quieres compartir las ideas? Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

2 Comment

  1. Marysol says:

    Que lindo leerte Vale. Vos sabés que mas de una vez pensé en escribir algo sobre la confianza en los viajes pero al final siempre me colgué. Y sobre todo ahora estando en Dinamarca se me volvió a ocurrir, por un lado porque creo que dentro de la cultura danesa la confianza es uno de los valores claves, pero también por otro lado porque creo que es algo que nosotros (latinoamericanos) también tenemos y de sobra.
    Estando acá la gente de allá mas de una vez me han dicho cosas como “¿y te prestaron el auto?” “¿y te dejan quedarte sola en su casa sin conocerte todavia?” a lo que suelen agregar comentarios como “ah, eso porque allá no hay inseguridad, robos, etc”.
    Pero la posta es que en Colombia mas de una vez me invitaron a comer a la casa o a hospedarme personas que había conocido hace 5 min. En Ecuador, Chile, Bolivia, etc también. Y en Argentina también he tenido buenas experiencias y además muchos viajeros que he conocido en el camino me han contado situaciones hermosas que les sucedieron con personas locales.
    Así que sí, apuesto a la confianza, a dejar de mirarnos de costado y pensar que somos tan diferentes. A aprender mas de este intercambio del dar y recibir. Personalmente cada una de estas historias me hace sentir mas optimista respecto al presente y a lo que se viene.
    Gracias por tus escritos y espero cruzarte por estos lados =)

    1. Valentina Ferrario says:

      gracias a vos por leer, y mas por detenerte a comentar…
      es realmente muy interesante eso que decis de los supuestos-prejuicios que se nos activan cuando pensamos en estas cosas… viajar de estas maneras realmente nos ayuda a darnos cuenta de cuanta generosidad-hospitalidad-confianza hay por todos lados y eso es realmente muy fantástico!! hay que escribir sobre eso y compartirlo para que se multiplique mas y mas!!!

Comments are closed.