Viajar desde Casa

Si usted aún no puede tomarse un avión-colectivo-barco-bicicleta que lo lleve a algún lugar exótico, no vaya a creer que es excusa; aquí le comparto algunas estrategias para cuando los viajes no pueden hacerse en kilómetros como una quisiera…

1.Lea libros. Lea libros de otros países, autores de otros lugares. Lea novelas románticas, libros de aventuras, novelas históricas. Googlee los autores de cada país y elija uno al azar. Lea, deje que los olores, los colores y las texturas le lleguen a través de las palabras, de los relatos, de las escenas cotidianas de cada personaje.

2. Aloje a gente de Couchsurfing. Y si abrir su casa es mucho, júntese con ellos a dar una vuelta, y si no tiene tiempo para juntarse, deténgase a contestar preguntas en los foros de esta plataforma. Verá que aunque usted no pueda agarrar la mochila en este momento, hay miles que sí, y que con gusto quieren compartirlo a cambio de un buen rato, un sillón para dormir o un poco de información de primera mano sobre qué hacer en la ciudad.

3.Cocine exótico. La magia de la globalización le trae al supermercado de la esquina condimentos de india, salsas de italia y hasta algún noodle asiático. Investigue, pruebe, juegue; que también puede prepararse para visitar los distintos países con el paladar.

4.Mire fotos. De sus viajes, de viajes de otros. Siga instagrams viajeros, aventúrese con algun blog que le emocione. Dejese emocionar por colores impensados, dejese asombrar por la combinación más errática de elementos que se le ocurra. Recuerde viajes propios, de los grandes y de los chiquitos; aproveche la imagen para contar anécdotas para revivir esos pedacitos de viajes que se diluyen en la memoria propia y del celular de turno.

5.Pregunte.  A la vecina, a la tía, a don google. Pongase los lentes de detective y consulte cuanta enciclopedia  encuentre. Búsquese una abuela con tiempo y ganas de contar historias: viaje por el tiempo. Aproveche cada vez que coincida con alguien de lejos, preguntele como es su tierra,que comen sus gentes, a que jugan sus niñxs.  Aproveche cada vez que coincida con alguien de cerca, preguntele lo que contaría a alguien de lejos.

6. Vea películas de distintos lugares, dele un descanso a don hollywood y experimente de un pausado cine europeo, de una locochona propuesta japonesa o una disparatada producción india. Elija el género que más le gusta , la clave para disfrutarlo es no esperar finales tan edulcorados ni cuerpos tan  perfectamente bronceados ; disfrute de las palideces nórdicas y las intensidades del buen bollywood.

7. Lea blogs, de los conocidos y no tantos; así no sólo viaja con el glamour sino tambien puede acercarse a esos  “lados B” de los que a las viajeras-blogueras tanto nos gusta hablar. Lea blogs y acerquese a lo real de lo viajes, escuche relatos de barro en Nueva Zelanda y de flores en India; de pacifismo musulmán y de robos en Escandinavia. Vea fotos, escuche podcasts, elija un par de videos de youtube; acceda a esos relatos en primera persona que carecen de tanta producción, que se exceden de tanta particualridad.

8. Aproveche a las recién llegadas, en esas semanas después del aterrizaje invite a alguien que sí haya podido viajar por otras tierras. Prepare unos buenos mates o un buen café, algo dulce para acompañar y un montón de preguntas. Debe saber que hay un disparador que nunca falla:”Qué es lo que más te gustó del viaje?”; esa pregunta que parecería cerrada, en realidad casi  siempre garantiza una respuesta múltiple llena de anécdotas de esas que se cuentan con una sonrisa en la cara.

9. Juntese con extrañas, conozca gente nueva, hable con alguien en la calle. La gente suele ser de lo más interesante de cada viaje, no hay blog que no repita eso como un mantra, así que tome nota. Aún en los lugares más cotidianos seguro hay gente con la que nunca ha hablado. Intente, hay una gran posibilidad de que  la charla se reduzca a un “-que frio hace hoy – si, este tiempo está muy loco”; pero también existe la posibilidad de que termine en una historia, quizás de días fríos, quizás de tiempos realmente locos.

10.Vaya a un lugar desconocido dentro de su propia ciudad. Cuando algo queda cerca, pasa desapercibido pero no por eso tiene menos cosas sin descubrir todavía. Haga un camino diferente para ir al lugar de siempre, o mejor aún haga el mismo camino pero intente mirarlo como si fuera diferente: seguro habrá una puerta que antes no había notado, o una casa va a ser mucho más grande de lo que parecía, quizás un balconcito que pasaba desapercibido resulta de lo más lleno de poesía.

 

Quieres compartir las ideas? Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone

One Reply to “Viajar desde Casa”

  1. Carla Ferrario says:

    Gracias, gracias por seguir escribiendo y comparttiendo

Comments are closed.