Finales y principios y el tiempo de por medio

Por Ely, desde mi café preferido en Lyon, Francia.

Hace unos días mandé mi tesis de fin de grado, el último trabajo que habré mandado como estudiante. Lo mandé el domingo al mediodía, y toda la tarde estuve bostezando, con ganas de dormir, seguramente por el último estrés que me acompañó hasta presionar el botón submit y la adrenalina que se fue de mí los minutos que siguieron.

Hace 3 días que sigo trabajando, pero no sé mucho más cómo usar todo el tiempo que me queda en el día. Me levanto muy temprano con mucha energía y alegría de saber que tengo (casi) todo el tiempo en el mundo para lo que quiera. Y a la vez, tengo tantos minutos para usar a cosas que me gusten, que ya no sé por donde empezar.

Leo este libro que empecé hace 2 meses y que no volví a abrir desde hace esos dos meses? Me pongo a escribir? pero qué cuento, por dónde empiezo, cómo lleno esas páginas que tuve que dejar de lado al tener que escribir lo que me pedían? Voy a caminar por esa ciudad cuyas calles dejé de explorar? Me pongo a cocinar todas las recetas que guardé en Pinterest para cuando tuviera tiempo? Empiezo los 3 libros que compré hace 2 meses? Hago una hora de yoga todos los días? Cómo elijo?

La verdad es que siempre me gustaron los finales de cosas (escribir las últimas páginas de una tesis, comprar pasajes de vuelta, despedirse en el trabajo) y los principios (subirse a un avión de ida, llegar a una casa nueva, el primer día de trabajo o de facultad) pero el tiempo intermedio siempre me pareció muy difícil de vivir.

En ese tiempo intermedio, no sé muy bien dónde ponerme, qué hacer de esos días medio vacíos y medio llenos, de cambio de rumbo. Me pregunto si tendría que hacer algo, si se espera algo de mí, si estoy lista para lo que viene y si me despedí de lo pasado como tenía que despedirme.

Al preguntarme sobre lo que se acaba, y al entusiasmarme y estresarme a la idea de lo que viene, me quiero acordar de no llenar las horas de cosas inútiles, para pasar el tiempo y pasar al otro rumbo sin darme la oportunidad de digerir, de sentarme con el cambio, de sentir y darme cuenta de lo que pasó y de lo que está por pasar. Y a la vez, sin tampoco ser demasiada difícil conmigo misma, porque quiero confiar… Esta vez, quiero confiar en que quizás este tiempo intermedio sea lo que necesito para avanzar y pasar a lo que sigue.

-Ely

Quieres compartir las ideas? Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone