tiempos de cambios en el “mundo blog”

por Valentina, desde una mañana lluviosa en Dinamarca.

mi viajera preferida dice que deja de viajar,

mi referente en sostenibilidad avisa que pasara unos meses (más) sin publicar,

uno de los blogs de vida slow que seguía, deja de existir en dos meses,

busco unos videos de minimalismo que me habian gustado, y ya no están…

Están siendo tiempos de cambio en la movida virtual que sigo, o pura coincidencia o signo de un momento. La cuestión es que una parte importante de los blogs que sigo están en proceso de recambio o replanteo.

Posts sobre sincerarse, sobre aprender a administrar los tiempos, sobre tener que administrar el dinero, sobre girar y necesitar mirar para lados nuevos. Casi todos estos espacios virtuales de los que vengo nutriéndome, tienen un origen de hace como 7/8 años, y a la vez hace 3/4 años comenzaron con su máximo despliegue, y casi todos ellos ahora están en momento de reacomode si no de despedida. Estas temporalidades que coinciden, estos anuncios que hacen sobre nuevas maneras, me llaman la atención porque los leo todos juntos en los últimos dos meses. Y me hace pensar en los tiempos de la vida virtual.

Sobre cómo los blogs, aun cuando hablan de temas x, siguen siendo caminitos muy personales que llevan su tiempo y cómo en ellos se juntan lo público con la intimidad, la información con las emociones, lo compartido con la soledad. Y cómo van habiendo ciclos, entre el boom de alguna red social y la decadencia de otra hay millones de espacios que se abren y se cierran. Y la vorágine nunca acaba, cuando creías que dominabas el mundo de las redes sociales, ya el instagram no es novedad; cuando veías que el famoso pokemon go revolucionaba el mundo de pronto desaparece de la escena; cuando descubriste cómo editar una foto, las niñas de 7 años editan videos en una app de su teléfono.

La información llueve, los espacios se multiplican, los estímulos son cada vez más seductores y abundantes. En semejante escenario, es mucho pensar que unas palabras escritas por una amateur pueda sostener un espacio virtual a través de los años. Se nos van profesionalizando las vías de comunicar nuestras ideas sueltas; ya casi nadie se suscribe a un blog por el solo gusto de saber qué va pasando, nos suscribimos a cambio de cursos online gratis, de e-books exclusivos, de material inédito. Para que un blog sea conocido, se necesitan horas y horas, meses y meses de una dedicación intensísima; y aún así, para que un blog sea un “trabajo” en el sentido remunerado de la palabra requiere de otros artilugios, de cursos, libros, talleres, espacios que excedan ese compartir de la palabra escrita.

Y me parece fantástico que esa gente que tiene cosas interesantes para compartir, las pueda compartir sin tener que resignar sus horas de sueño; que quienes trabajan en los blogs que todas leemos no tengan que salir a trabajar en cafeterías para pagar el dominio cada año, que la misma producción dé el espacio para seguir produciendo sin  que sea un suplicio llegar a fin de mes. Me encanta cuando le encuentran la vuelta, cuando aparece algún caminito alternativo que permite seguir escribiendo y empezar a sostenerse con ello.

Y a la vez, debo confesar que me encanta leer cuando no es fácil, cuando las cosas no salen como se pensaban. No porque me guste que la gente se vea forzada a cambiar sus planes, ni porque disfrute de que haya que remar tanto para vivir de lo que nos apasiona; sino porque es parte y me encanta que eso también se pueda compartir. Porque sino la imagen se alza a un lugar de semidiosas, que nos hace sentir chiquitas a las que leemos y exige demasiado a las que escriben. Entonces estos giros, los cambios, los sinceramientos, son pedacitos de realidad, son muestras de los caminos de verdad y me gustan y los celebro. Y aunque me desinfla un poco saber que al final no es fácil ni para las que parecía ser fácil, también me gusta ver que aun cuando no es fácil se pueden producir cosas hermosas. Y como son hermosas, este es en realidad un post- excusa para compartirles estos blogs que están cambiando-mutando-cerrando, para que tengan la posibilidad de verlos, para que puedan chusmearlos, o por lo menos para que yo pueda recordarlos.-

-Valentina

 

Quieres compartir las ideas? Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone

Dejá un comentario